Monte

Funchal

Información

Monte es una bonita parroquia del ayuntamiento de Funchal, en la fantástica Isla de Madeira, y uno de los lugares más famosos y apacibles de la Isla.
Próximo a los nucleos centrales de Funchal, a cerca de 550m. encima del nivel del mar, con una vegetación lujuriante, que lo apellida muchas veces de "Sintra Madeirense”, Monte es, desde hace mucho tiempo, un lugar noble, que albergaba ricas Fincas, muchas de ellas pertenecientes a la rica clase Británica que aquí se instaló, y empezó también por ofrecer los primeros grandes hoteles de calidad de la región.

Desarrollado alrededor de la hermita de "Nossa Senhora do Monte", que le dió el nombre, Monte creció sobretodo despues de la instalación de la vía del tren provisto de un ascensor, hoy en día renacido con la construcción del Teleférico.

Tierra de gran belleza y nobleza, Monte tiene mucho para ofrecer, desde paseos que hacen revivir, a accesos a las famosas levadas que rebelan el verdadero origen de la Isla, Monte es dueño de una patrimonio envidiable. La Iglesia de "Nossa Senhora do Monte" se levanta en la cumbre de la escalinata, imponente y orgullosa, a par de muchas capillas y hermitas, como la de "Nossa Senhora da Conceição", de "Nossa Senhora da Paz" o del "Ar", de "Nossa Senhora do Desterro", "dos Santos Reis", "do Menino" o la Iglesia de "Nossa Senhora do Livramento".

Vale la pena apreciar de cerca la lujuriante naturaleza del Monte, tanto en el Parque Municipal (o Parque "Leite Monteiro"), en los fantásticos Jardines Tropicales, en otros tiempos parte integrante del Monte Palace Hotel, o incluso en la Finca "Jardins do Imperador", donde vivió el Emperador Carlos de Austria. 
Para no perder son las fiestas de "Nossa Senhora do Monte", anualmente el 15 de Agosto, cuando los "arrependidos” suben los 74 escalones de la imponenete escalinata de rodillas, y toda la parroquia se adorna para la gran fiesta y celebraciones religiosas.

Otra de las grandes atracciones del Monte son los “carros de cestos”, también conocidos por “tabogãs”, de 1850, cuando eran considerados un rápido medio de transporte entre Monte e Funchal. Los cestos son maniobrados por dos hombres, llamados “carreiros”, que los hacen deslizar, con la ayuda de cuerdas para las maniobras, por la muy inclinada calzada del antiguo camino que unía Monte al centro de Funchal, utilizando las propias botas como frenos, en un viaje de cerca de 2 km.

Mapa

Opiniones

6.6Normal12 votos

¿Has estado aquí?

¡Evalúa de 1 (Muy malo) a 10 (Excelente)!

Experiencias para tu viaje

Tenemos varias experiencias para una visita única

ver más

Ciudad Online

Escolha o Idioma